RESEÑA: Supuesto Intrusismo entre Psiquiatría y Psicología Forense

iconoresenaEn la búsqueda de impartición de Justicia, es cada vez más importante la colaboración entre disciplinas para llegar a una decisión más acertada. En este sentido, no resulta extraño que el derecho no cuente con todas la herramientas para producir las respuestas necesarias, es por ello que para que sus acciones estén bien fundamentadas, el juez se sirve de otras disciplinas que lo asesoran en las diferentes preguntas que le surgen a partir del análisis de un hecho ilegal. Para entender a profundidad conductas humanas por ejemplo, el juez deberá saber a qué experto(s) solicitar una evaluación diagnóstica, por lo que puede valerse de la psicología y la psiquiatría, las cuales no tienen dominación una sobre la otra, pues las dos producen diagnósticos reconocidos y validados legalmente.

A propósito del tema, Eric García, junto con otros colaboradores (Benjamín Domínguez Trejo, Osvaldo Varela y Ángela Tapias) hicieron una publicación en la revista Psicología para América Latina, en la que hicieron una fuerte crítica a un texto publicado en la Revista Colombiana de Psiquiatría, en el cual los médicos autores sostienen que la practica forense es “un área que debería ser reservada a los psiquiatras”, por lo que llaman “intrusismo oficial y legal” a la colaboración de la psicología en la comprensión del comportamiento humano en el territorio forense. En la crítica mencionaron que el artículo colombiano no cuenta con los fundamentos para sostener lo expuesto, por lo que en contraste, García y su equipo reunieron en su escrito una amplia gama de referentes en psicología jurídica y forense para sustentar la participación de la psicología en el área.

hammer-719061_1280Los investigadores señalaron en primer lugar que el estudio y la investigación del término de justicia pertenece no solo al derecho, sino además a varias áreas de investigación como la filosófica, política, criminológica, psicológica, entre otras, por lo que su aplicación requiere de otros profesionales para su mejor ejercicio. Respecto al análisis del comportamiento humano, y más aun al análisis del comportamiento humano en relación a la justicia, asumieron la misma posición. García y colaboradores creen firmemente que su comprensión debe llevarse a cabo en conjunto con otras disciplinas, pues sostuvieron que “la formulación forense debe estar sustentada en los avances de las disciplinas científicas que interactúan en el estudio científico del comportamiento humano (…)”, poniendo de manifiesto que su estudio no es exclusivo de la psicología o de la psiquiatría, pues cada una de las especialidades brinda al juez elementos únicos para tomar una decisión en el ejercicio de la justicia aunque hubiera discrepancia entre un dictamen y otro, pues lo que debe tomarse en cuenta, según García y equipo, es el análisis que se siguió para llegar dicho dictamen; los autores sostienen, citando a Esbec, que los argumentos no están sustentados per se por la disciplina que emite el dictamen, sino por el fundamento científico del análisis que se haga del peritado en relación al hecho jurídico que se esté resolviendo. Es decir que lo que se toma en cuenta es el dictamen mismo y no solo la disciplina de la que viene. Asimismo, agregaron, citando al mismo autor, que cuando existen discrepancias entre peritos, el tribunal puede tener en cuenta la experticia de cada uno, la profundidad de su análisis científico y su capacidad de convicción, no sólo la titulación que tenga el perito.

Los autores desmintieron la idea de que las bases de alguna disciplina tenga mayor peso que otra al momento de presentar una evaluación en un juicio, pues legalmente se encuentra constituido que todo profesional que cuenta con un título universitario superior, bajo la dependencia de autoridades judiciales, puede desempeñar actividades de asesoramiento al juez. Por ello un psicólogo se encuentra tan autorizado como un psiquiatra u otro perito para emitir un dictamen en su área, es una equivocación pensar que entre la psicología y la psiquiatría existe un intrusismo legal, pues ambas disciplinas son elementales en la comprensión del comportamiento humano; en este tema, agregaron que la psiquiatría por ejemplo, puede ofrecer una explicación de cuadros nosológicos apegados a una base biológica, con una visión particularmente patológica, la psicología en cambio, puede dar una explicación más integrada de la personalidad, tomando en cuenta otros elementos además de los biológicos, sin dejar de lado la psicopatología que puede encontrarse presente en la vida del peritado. Estas dos aportaciones en conjunto pueden dar una visión más integrada de un sujeto.

En los dos artículos involucrados se comparte la preocupación por la formación certificada en psicología jurídica y forense, por lo que Eric García y su equipo hicieron hincapié en que una formación de este tipo traería como resultado una relación más prolífica y sana entre profesionales que se dedican a estudiar el comportamiento humano, invitaron a conjugar conocimientos, experiencia y formación en beneficio del ejercicio de la Justicia y los Derechos Humanos, resaltando el cambio y las necesidades que se avecinan en el país con la entrada en vigor de los juicios orales.

García, E., Domínguez-Trejo, B., Varela, O., Tapias, A., Psiquiatría y psicología Forense en México, precisiones acerca del supuesto intrusismo. Revista para America Latina.

 

Descargar archivo original:

icono_descarga_pdf

One thought on “RESEÑA: Supuesto Intrusismo entre Psiquiatría y Psicología Forense

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *